Reportajes - Senderismo a la torre de Doncos

   
Senderismo a la Torre de Doncos

       Se explica en el apartado Rutas cómo realizar una excursión de senderismo entre el núcleo poblacional de Doncos y la torre de la grupa. Se trata de un recorrido no muy largo ni complicado que se puede completar en unas cuatro horas, realizando paradas y yendo a paso normal. El único problema que nos encontramos es que Doncos se encuentra en la ladera de la montaña, y la torre en un pequeño cerro al fondo del valle del Río Navia. Esto hace que el recorrido de ida a la Torre, sea por donde sea que vayamos, es de continuo cuesta abajo, y el de vuelta cuesta arriba. No deja de ser una pequeña incomodidad, ya que bajando se cargan los gemelos (Hay que ir frenando el cuerpo) y subiendo... no deja de ser un poco más agotador. No obstante, sea cual sea la época elegida, disfrutaremos de un bello paisaje en todo el recorrido. Las fotografías del presente reportaje fueron realizadas durante el verano de 2006.

    
Comenzamos el camino
      El camino se puede iniciar en varios lugares, pero el caso es bajar desde la altura de la Nacional VI hasta el Molino "da ponte da Veiga", situado en pleno Río Navia al fondo del valle. Nosotros hemos escogido el camino que se inicia al lado de la única casa que existe en Doncos a este lado de la carretera.

El primer tramo
      Entre castaños y pastos, vamos descendiendo por un camino que por tramos es más claro que en otros.

Una pausa
     No hay que estar pensando continuamente en la posible existencia de silvas y hortigas, también podemos asomarnos y mirar hacia el valle.

Se cierra
     Hay veces que nuestro compañero "el palo" deja de servirnos de punto de apoyo y se convierte en desbrozadora improvisada. Si lo vemos muy negro, siempre podemos dar un salto y avanzar unos metros por los pastizales adyacentes, siempre que no se estén regando en ese momento.

El molino
    Abajo del todo nos encontramos el "muiño da ponte da veiga", que todavía permanece en uso como se puede ver en la web. A partir de aquí y hasta la torre el camino es más llano.

 

Llaneando
     Efectivamente, para el acceso a todos los pastos de la zona de ribera, los vehículos agrícolas usan el camino que nosotros recorremos, lo que nos garantiza que sea cuando sea que recorramos el camino, lo encontremos libre de maleza.

Otra pausa
    Un pequeño avance, un giro del camino sobre la ladera que recorremos, y de repente se muestra ya ante nosotros la torre, objetivo de nuestra caminata.

Inmensa
     Claro, desde la nacional o desde el pueblo la torre parece de miniatura, pero una vez en su base, comprendemos lo impresionante que resulta, lo bien construida que está, lo grande que debía ser el castillo que la completaba..... y el estado de abandono en que se encuentra, con la grave grieta que la recorre en uno de sus laterales de arriba a abajo.

Nos alejamos
   Decidimos volver por otro camino, sin desandar nuestros pasos, para obtener nuevas perspectivas de la torre. Llaneamos otro poco más, caminamos entre más bosques de Robles, Castaños y otros árboles, y comenzamos a subir de golpe de nuevo a la Nacional, a la curva conocida como "El retorno".

Acabando
      Desde la Nacional VI, volvemos a ver la torre de un tamaño insignificante, en comparación con el resto del paisaje. Se comprueban los caminos que hemos andado, y la vuelta que hemos dado. Sólo nos queda volver a casa con el cuidado correspondiente que se debe tener al caminar en el arcén de una carretera, que todavía mantiene un importante tráfico local.

 

             

Subir