El Palacio

   

   

      Enorme caserío neoclásico del siglo XIX. Consta de dos plantas y sótano, inconcluso, capilla exenta al otro lado de la fachada principal y de un enorme hórreo que da idea de la magnitud de las cosechas de sus heredades. Es de destacar la escalera de acceso a las plantas superiores, primorosamente tallada por expertos canteros.

      En la actualidad, después de haber sufrido el abandono de sus anteriores dueños, su actual propietario, aunque foráneo, ha dedicado tanto esfuerzo y recursos que ha conseguido devolverle su esplendor y que, a pesar de su aislamiento protegido por un gran muro de piedra que rodea toda su enorme finca, es un edificio del que Doncos siempre se ha sentido orgulloso.

   

 

    

      

         Subir