El Camino de Santiago

      Al margen del Camino francés recuperado muy recientemente gracias al esfuerzo y la entrega, entre otros, del tan querido Padre Valiña de O Cebreiro, lo cierto es que hay tantos caminos como peregrinos.

      Básicamente existen los siguientes caminos a Santiago de Compostela: El Camino Francés, el más conocido; el que recorre la Ruta de la Plata, el que procede de Portugal desde Bragança, el camino Inglés, para aquellos que llegaban por barco y el del Norte que, llegaba a Lugo desde Vegadeo y, desde luego, lo que sí existen es una innumerable variedad de desvíos y atajos.

      Una de las alternativas que fue definiendo la tradición más moderna supone utilizar la vía que al entrar en Galicia, y atravesar el Río Valcarce, sigue hacia Lugo, y por lo tanto atraviesa los núcleos de población de Doncos, Nogales, Becerreá, Villaceleiro y Bóveda.

      En Lugo se unían en los orígenes de esta vía los romeros procedentes de Oviedo, y se salía hacia Compostela por una vía muy similar al trazado de la carretera actual, enlazando con el Camino Francés que venía de Portomarín.
  

Santiago Apóstol en el Retablo de la Iglesia

    

      Subir